Camila Moreno

El arte de ser cantautora

Micrófonos para cantar, qué tener en cuenta antes de comprar uno

microfonos-para-cantar

Hay quien se conforma con cantar en la ducha, otros son auténticos fanáticos de los karaokes y no tienen ningún reparo en demostrar sus habilidades musicales delante de los demás… Pero también  están aquellos que han nacido con un don para cantar, los que sueñan con convertirse en auténticas estrellas y vivir de ese arte que tanto les gusta. Si tú eres uno de ellos, si alguna vez te has planteado convertirte en cantante profesional, sabrás que es un camino duro y complejo, porque no se trata solo de cantar bien o tener talento, es mucho más. Desde la experiencia sobre el escenario hasta tener una buena técnica vocal para no quedarte sin voz a las primeras de cambio. Estudiar mucho, practicar aun más todavía y no caer en la desesperación si la oportunidad no llega.

Para un cantante, su único instrumento es la voz, y lo lleva siempre consigo. De la misma manera, debe saber cuidarlo, no tomando bebidas muy frías, por ejemplo, evitando el alcohol y el tabaco, que pueden perjudicar gravemente a sus cuerdas vocales… Solo necesitan su voz para demostrar su talento, pero en grandes sitios, en lugares con mucha gente, también van a necesitar un micrófono. Es el arma definitiva para los cantantes, el compañero de batalla que llevará su voz mucho más allá y les hará sonar por todas partes. Lo necesitarás para cantar en directo, pero también para grabar en casa tus líneas de voces, en tu pequeño estudio casero. Y nosotros te vamos a dar consejos para que puedas elegir el mejor micrófono para ti, el que se adapte a tus necesidades y a tu propia voz.

Elegir la direccionalidad correctamente

Concentrándonos en los micrófonos de directo, hemos de saber escoger perfectamente el tipo de micrófono que queremos, y dentro de estos aparatos hay varias clasificaciones, aunque una de las más importantes es su direccionalidad. Existen los micrófonos omnidireccionales, que recogen el sonido de todo alrededor casi en 360 grados, y también los cardioides, que se concentran solo en recoger lo que hay delante. Estos últimos suelen ser los más utilizados por los cantantes, ya que se busca que solo recojan la voz y no haya interferencias con el resto de instrumentos sobre el escenario. Existen también otros supercardioides, que son aún más específicos y hay que colocarlos muy cerca para poder captar bien el sonido. Estos suelen ser los micrófonos de diadema que llevan algunas cantantes que también bailan en sus actuaciones.

Nivel de presión sonora

Otro de los aspectos importantes de un micrófono es el llamado SPL, que mide el nivel de presión sonora que soporta el  micrófono. Estamos hablando aquí de el volumen que puede captar este instrumento de una manera fehaciente sin que empiece a distorsionar el sonido. Por ejemplo, muchos micros no profesionales se colocan en los 90 db, un nivel bastante alto. Sin embargo, en un escenario más grande, donde el nivel de volumen es mucho más alto, el micrófono también debe tener un margen más alto de presión sonora, sobrepasando incluso los 100 db. Es por ello que debemos escoger el micro que mejor nos convenga según el tipo de actuaciones que vayamos a tener y cómo lo vayamos a utilizar cuando estemos cantando en directo, porque cada micrófono se adapta a un tipo de nivel y presión sonora.

Sensibilidad del micrófono

La sensibilidad del micrófono es una cualidad que se ubica justo en el otro extremo a la presión sonora, ya que tiene que ver con el sonido mínimo que este tipo de instrumentos son capaces de registrar. Hay micrófonos preparados para registrar ambientes muy silenciosos, y por ello tienen una sensibilidad mayor. Para el directo, lo habitual es utilizar micrófonos que tengan una buena sensibilidad, pero no es necesario un umbral tan bajo, a no ser que estemos haciendo acústicos, por ejemplo. Si queremos un micrófono de estudio seguramente sí nos interesa más tener un umbral de sensibilidad algo más bajo, para que capte todos los sonidos que floten en la habitación cuando estemos cantando, sobre todo si mantenemos el cuarto del home estudio bien aislado acústicamente.

La correcta curva de respuesta

Se llama curva de respuesta a la reacción del micrófono ante las diferentes frecuencias vocales o más bien sonoras que puede captar. Estamos hablando de que existen frecuencias que un micrófono normal no grabará, pero suelen estar ubicadas en los extremos, en los subgraves y en los agudos más altos, que realmente no son necesarios. Un micrófono para cantar tiene una buena curva de respuesta cuando se adapta al tipo de voz de la persona que lo va a utilizar, reforzando  los medios agudos, por ejemplo, si eres una cantante femenina, y cerrando las frecuencias que se puedan colar en otros rangos, para que no haya interferencias en el sonido que capte en el directo. Eso sí, tampoco hay que cerrarnos demasiado en la curva de respuesta y restringirla solo a una frecuencia muy limitada, porque eso falseará mucho el sonido de nuestra voz.

Accesorios para el micrófono

Cuando compramos un micrófono lo solemos hacer con una pequeña caja de cartón donde viene simplemente para que lo saquemos y lo usemos. Lo primero que debemos hacer es comprar una funda para el micro, que esté acolchada por dentro y sea dura y rígida por fuera, para guardarlo correctamente y evitar golpes indeseados. De la misma forma, si hemos escogido un micrófono inalámbrico, debemos comprar el sistema para hacerlo funcionar sin cables y conectarlo a la propia mesa de mezclas o al equipo de sonido que vayamos a utilizar. Lo habitual, sin embargo, es contar con micrófonos con cables, y por tanto también debemos hacernos con un cable lo suficientemente largo como para poder movernos bien con el micrófono por todo el escenario. Evidentemente, el pie de micro o soporte para dejarlo quiero y a una buena altura para cantar también es imprescindible, cuando queramos descansar un rato o vayamos a tocar un instrumento mientras cantamos y no podamos sujetarlo.