Camila Moreno

El arte de ser cantautora

¿Es posible repetir el éxito de David Bowie?

Sebastià Portillo nos sorprendió a todos con una maravillosa novela titulada El día que murió David Bowie publicada por Labreu Ediciones. Ahora es uno de los narradores más consagrados de nuestras letras, Vicenç Pagès Jordà, quien reivindica el nombre de Bowie para hacer una comparación entre el genial músico inglés y su evolución como escritor. ‘Hay grupos como los Ramones, que son siempre iguales y que tocan siempre del mismo modo y es el que el público espera; está Bob Dylan, que hace lo que le da la gana y nunca toca igual ninguna canción y esto desconcierta a sus seguidores, por los cuales tiene un desprecio absoluto y que se reinventa cada vez, y después está David Bowie, que evoluciona sin saltos.

Reinventarse es muy difícil y evolucionar sí que se puede intentar, y si tienes un editor que te lo publica, entonces quiere decir que lo has hecho bien. Con esta comparación musical el escritor de Figueres presentó su novela menos musical, Robinson, un texto breve.

Un referente de la música mundial

El texto explora las posibilidades que se ofrecen a H, el protagonista, cuando un buen día decide meterse por debajo de la puerta del garaje de casa de sus vecinos y emprender una exploración minuciosa y detallada del hogar aprovechando que han marchado de viaje y para descubrir de dónde proviene el ruido infernal en forma de música que ha turbado la vida hasta aquel momento más.

Su editor, Josep Lluch, dice que se trata de una novela ‘claustrofílica, centrípeta y horizontal’ y que a pesar de que se aleja del estilo exhibido hasta ahora por el escritor, ‘es una novela totalmente Vicenç Pagès’. A la hora de ir a buscar referentes, el escritor ha hablado con inquietud de dos cuentos clásicos infantiles, La Rizos de Oro y La Blancaneu, puesto que en sendas historias se plantea la entrada en una propiedad ajena y las consecuencias que esto comporta para las protagonistas. Con todos estos modelos, Pagès ha creado su peculiar Robinson y ha creado una novela que no deja indiferente los lectores, pero que saca de la zona de confort a aquellos que buscan en este nuevo libro del autor los elementos referenciales que lo han llevado a ser uno de los escritores con más fidelidades ganadas.

“Tuve muy claro que tenía que hacer esto cuando en una presentación en Figueres vino una señora y me dijo que el libro le había gustado mucho porque el protagonista vivía en su misma calle. Tuve una reacción visceral y decidí que en este libro no habría ninguna identificación posible. Esto ha supuesto sacar mucho lastre de encima y es la primera vez que he escrito sin tener que documentarme y esto ha sido una liberación y un reto“, explicó el autor.

Los comentarios están cerrados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *