Camila Moreno

El arte de ser cantautora

Cómo aprender a tocar la guitarra rápido y fácil

aprender-tocar-guitarra-rapido

Uno de los sueños que muchas personas quieren cumplir es aprender a tocar un instrumento musical, para interpretar las canciones de sus bandas favoritas o incluso para componer sus propios temas. A veces como una vocación auténtica, con miras a desarrollar ese posible talento musical de forma profesional. En otras ocasiones como un simple pasatiempo, un divertimento que les permita disfrutar de un rato de relajación mientras se concentran en la música y nada más. De entre todos los instrumentos que existen, seguramente la guitarra sea el más popular para comenzar a tocarla por nuestra cuenta, puesto que son baratas, relativamente sencillas de aprender a tocar y sobre todo encajan en cualquier canción que queramos interpretar, mientras nos permiten cantar a la vez. Aprender a tocar la guitarra puede ser todo un reto para algunos, pero el esfuerzo siempre trae su recompensa.

Como con cualquier otro instrumento, existen multitud de métodos para poder aprender a tocar la guitarra. Lo más habitual es acudir a clases, con  un profesor que nos vaya enseñando poco a poco todos los secretos del instrumento. Sin embargo, en pleno siglo XXI Internet se ha convertido en la solución para todo, y encontrar cursos online de guitarra, tanto en audio como en vídeo, es hoy muy sencillo. De esta manera nosotros marcaremos el ritmo de aprendizaje, sin tener que esperar a las clases del profesor, y ahorrándonos también algo de dinero, ya que la mayoría de recursos que encontramos en la red son gratuitos. Si estás buscando aprender a tocar la guitarra y quieres hacerlo de una manera divertida, fácil y rápida, nosotros te dejamos aquí algunos consejos que seguramente te van a ser de mucha utilidad para cumplir ese deseo.

Aprender acordes básicos

Lo primero, obviamente, es hacernos con una guitarra. Preferiblemente acústica, ya que no necesitaremos de ningún amplificador para hacerla sonar al principio. Nos familiarizaremos con ella, con su forma, con sus partes, especialmente con el mástil, la parte donde se forman los acordes, donde ocurre realmente la magia. Los acordes son un conjunto de notas que, al tocarse a la vez o de manera seguida, forman una cadencia armoniosa. Existen siete acordes básicos en la música occidental, uno por cada nota, del Do al Si, y cada uno de ellos posee una variante mayor y menor, así como sus versiones sostenidas o bemoles, medio tono arriba o abajo. Conocer algo de teoría musical ayudará a que el aprendizaje sea más rápido, pero tampoco es esencial. Hay acordes básicos, como Do, Re, La o Sol, que pueden colocarse siguiendo dibujos y esquemas. Aprender a tocarlos con seguridad es lo primero que debemos hacer en la guitarra.

Los ritmos y el rasgueo

Antes hemos aludido al mástil como el lugar donde surge la magia, y aunque esto es real, porque los acordes van cambiando en esa zona, tampoco podemos dejar atrás la parte de la caja de resonancia. Aquí, con nuestra otra mano, nos encargaremos de los ritmos, de los arpegios, de hacer sonar esas notas correctamente. El rasgueo de la guitarra, con la propia mano o con una púa, nos dará el soporte rítmico que necesitamos, dentro del tempo de la canción. Dominar esos ritmos básicos en tempos de 4/4 o de 3/4 nos servirá para poder empezar a tocar algunas canciones, muy poco a poco. Los ritmos normalmente conllevan una combinación de golpes fuertes y débiles, que dan sentido a la canción cuando la interpretamos de esa manera. Fíjate en cómo lo hacer los guitarristas profesionales y cópialo.

Videotutoriales

De entre todos los recursos que podemos encontrar en la red, seguramente los más valiosos son los videotutoriales, clases explicativas en formato audiovisual donde se nos enseñará desde los acordes básicos a toda la teoría de la música aplicada a la guitarra, con ejemplos, esquemas y explicaciones muy bien definidas. Ver estos videotutoriales puede ser una forma magnífica de avanzar en nuestro camino hacia el aprendizaje del instrumento, siempre que sepamos darnos el tiempo necesario para asimilar toda esa nueva información que estamos recibiendo. Podemos avanzar rápido, pero tampoco es positivo querer “correr” para llegar antes, porque en definitiva, lo importante en este aprendizaje es afianzar los conocimientos y conseguir un buen estilo tocando la guitarra. Con esto queremos decir que no apuntes directamente a los videotutoriales más profesionales cuando todavía estás con los primeros acordes.

Acordes y partituras

Aprender teoría musical nos ayudará muchísimo a la hora de entender el contenido de estos vídeos o de cualquier lección que encontremos sobre guitarra. Saber al menos cómo se forman los acordes, y también algunas escalas, si nuestro objetivo es tocar la guitarra eléctrica y hacer solos, será indispensable para que, llegado el momento, todo lo que tengamos delante nos suene al menos de algo y podamos asimilarlo mucho mejor. Las partituras de la guitarra normalmente aparecen con números, en lugar de con las típicas figuras de corcheas, blancas y demás, a no ser que estemos estudiando clásico. Las canciones para guitarra rítmica que solo llevan acordes aparecen con los nombres de los mismos justo encima de la letra, en caso de tenerla, así que resultan mucho más fáciles de leer.

Aprender a tocar canciones

Aprender a tocar algunos acordes sueltos está muy bien, pero es obvio que lo que todo el mundo quiere cuando coge una guitarra es tocar canciones de sus artistas favoritos. Incluso cuando tu deseo sea empezar a componer tus propios temas, el aprendizaje de canciones de otros te ayudará a asimilar mejor los acordes, a entender cómo se van sucediendo, los patrones armónicos que siguen… Además practicarás muchísimo tocando esos temas que tanto te gustan, y afianzarás tu confianza en poder aprender a tocar ese instrumento. Elige al principio temas sencillos, para no verte demasiado abrumado. Existen canciones que solo cuentan con tres acordes que se tocan una y otra vez, y aun así son auténticos clásicos, como el Knocking on heaven´s door de Bob Dylan.