Camila Moreno

El arte de ser cantautora

¿Cómo afecta el tabaco a la voz?

tabaco-voz

El tabaco siempre ha sido considerado como un producto de consumo masivo, más que como una droga, aunque tenga todas las características de una sustancia nociva. La tradición de mascar tabaco, para luego fumarlo, se remonta a tiempos precoloniales acá en América. Sin embargo, el tabaco ha pasado por diferentes fases, encontrándonos ahora en uno de los “peores momentos” para aquellos que fuman. Y es que hay muchas restricciones en todos los lugares públicos para poder fumarse un cigarro. Esto no es algo arbitrario, sino que se basa en los efectos nocivos que el tabaco tiene no solo en aquellos que lo fuman, sino también en los que les rodean. Los llamados fumadores pasivos, que también se ven perjudicados por los efectos que provoca el humo del tabaco en nuestro cuerpo. Especialmente en el sistema respiratorio, incluyendo la laringe y las cuerdas vocales y afectando directamente a la voz.

Según los expertos, el tabaco es una de las principales causas de pérdida de voz en personas jóvenes y adultas. Los efectos del abuso del tabaco son bastante evidentes en la salud de una persona, desde el color amarillento de sus dientes hasta la voz ronca que suelen tener aquellos que fuman bastante. Esos problemas vienen derivados de las sustancias nocivas que incluyen los cigarrillos, y que a pesar de ser conocidas, no disuaden a los fumadores. El vicio de fumar, la necesidad de echarse un pitillo, es mayor que las posibles consecuencias. Esto es algo que nos habla ya directamente de la dependencia que el tabaco provoca en los fumadores, y que lo convierte en una droga bastante difícil de dejar. Problemas respiratorios, mayores posibilidades de sufrir cáncer de pulmón, tos seca… y pérdida de voz. Los efectos negativos del tabaco en nuestro cuerpo son ya una razón de peso para dejar de fumar, o al menos, intentarlo. Aquí dejamos algunas de las consecuencias más terribles de fumar, afectando directamente a nuestra voz.

Nódulos

Los nódulos son manchas oscuras que aparecen en nuestros pulmones, afectando el buen funcionamiento de los mismos. Estos nódulos son más habituales en fumadores y exfumadores, personas que han estado expuestas a los efectos nocivos del tabaco y los han desarrollado de una manera más notable. Pueden variar en su opacidad y en su tamaño, pero siempre son un motivo de preocupación, ya que afectan negativamente a nuestra salud respiratoria. Estos nódulos solo son detectables a través de radiografías pulmonares, y pueden ser tratados para evitar que se extiendan o que aparezcan más. Varios estudios los relacionan con la aparición de otro temido concepto, el de cáncer, algo que no está demostrado al cien por cien, pero que tiene muchos indicios de ser cierto. Por eso es mejor alejarnos del tabaco si no queremos sufrir estos nódulos pulmonares.

Cáncer

Lo que sí está demostrado al cien por cien es la relación entre fumar y tener más posibilidades de desarrollar cáncer de pulmón. Este tipo de patología es ya una de las más importantes dentro de las causas de muertes entre personas adultas. Y lo más curioso es que no solo se da en fumadores, sino también en personas que han estado expuestas durante toda su vida al humo del tabaco, como fumadores pasivos. Hijos, hermanos, familiares de fumadores, tienen también más riesgo de desarrollar cáncer de pulmón y otras enfermedades respiratorias. La prueba más fehaciente de que fumar mata, y de que los problemas provocado por el tabaco son serios y muy, pero que muy reales, como vamos a ver a continuación.

Reflujo

Tal vez no sea tan grave como el cáncer, pero sin duda alguna el reflujo es también un problema muy molesto. El hecho de sentir molestias en el estómago, y tener esa sensación de hinchazón que nos estará impidiendo respirar tranquilamente, afectará a nuestro día a día. El reflujo puede estar producido directamente por el tabaco, o ser potenciado por el mismo, a través de un consumo excesivo de cigarros. Esto dependerá, claro está, de lo que fumemos  y de cuánto fumemos. Hay personas que consumen un paquete al día y otras que apenas fuman un par de cigarros a la semana, o uno al día. Son fumadores, todos ellos, pero el tabaco no les afectará de la misma forma, claro está. Esto no significa que haya menos peligro para esos fumadores más ocasionales, de la misma forma que lo hay para los fumadores pasivos.

Qué hacer si los demás fuman

Los fumadores defienden su libertad de fumar como algo propio e individual. Cada uno se mata como quiere, podría decirse. Sin embargo, el tabaco afecta directamente a los demás, a través del humo, como se ha demostrado en numerosos estudios científicos. No se trata de fumar para nosotros y dejar a los demás tranquilos, porque al final ellos también van a sufrir las consecuencias del humo del tabaco. Si estás rodeado de fumadores, lo mejor es apartarte lo máximo posible de ellos para que ese humo no te afecte. Al no poder fumar en interiores, la mayoría de fumadores deben salir a hacerlo a la calle, por lo que podemos tener una oportunidad para quedarnos libres de humos. Si tienes fumadores en casa, la cosa se complica. Tal vez podríais llegar a cierto acuerdo en el que solo se pueda fumar en la parte de la terraza, la azotea o el patio, al aire libre. Esto no es siempre fácil de lograr, claro está, pero es que nadie tiene que ver su salud afectada porque otro quiere fumar a su lado.

Si quieres cantar aléjate del tabaco

Todos estos problemas afectan directamente a nuestra voz, a través del sistema respiratorio o del daño directo a las cuerdas vocales, las que nos permiten articular palabras, gritar o cantar. El caso de los cantantes es bastante paradigmático, ya que la mayoría de ellos se alejan del tabaco como si fuera auténtico veneno. Y es que lo es, para sus cuerdas vocales al menos, que se verían muy afectadas si estuvieran fumando todo el tiempo. No hace falta, sin embargo, ser cantante profesional para entender el daño que el tabaco provoca en nuestra voz. Cualquier fumador lo nota cuando tiene que hablar más de la cuenta, por su trabajo. Los profesores, los comentaristas deportivos… Solían fumar mucho antes, pero está claro que si lo hacen su voz se ve muy mermada, y por eso lo dejan.  De lo contrario, la voz irá cada vez a peor y perderán una de sus herramientas de trabajo.